Autoestima, un elemento clave para el desarrollo personal y social del niño

 La situación social que estamos viviendo actualmente nos preocupa a padres, maestros y la sociedad en general.  El aumento de la violencia en las relaciones personales, familiares, escolares y sociales pone de manifiesto la necesidad imperante de realizar acciones concretas que nos lleven a construir una cultura de paz, respeto y tolerancia.  Sí pensamos a nivel macro, pudiéramos creer que es una misión imposible o muy difícil de llevar a cabo, sin embargo el primer paso es trabajar desde nuestro núcleo inmedito: la familia y la escuela.

¿Qué podemos hacer para que nuestros niños respeten a los demás y contribuyan con su actitud a un ambiente social saludable? –Lo primero es lograr que los niños se respeten a sí mismos.

La valoración y aceptación positiva de uno mismo constituyen la autoestima y se dice que ésta a su vez, es la causa de las actitudes constructivas entre los individuos no la consecuencia.

Algunos estudios indican que a partir de los cinco años aproximadamente los niños comienzan a formar el concepto de cómo son vistos por el resto de la gente, por lo que desarrollar una fuerte autoestima en estos primeros años de edad es una tarea importante en el ámbito familiar y escolar.

En días pasados, todos los maestros de educación básica, en su tercera sesión ordinaria de consejo técnico, abordamos entre otros, el tema de la autoestima, analizamos, discutimos y propusimos estrategias para ayudar a nuestros alumnos a percibirse como seres valiosos, con cualidades, sentimientos y emociones que los hacen ser únicos e irrepetibles de tal forma que, al valorarse como personas, estarán en condiciones de valorar y respetar a otras.

Diversas investigaciones sobre el clima escolar y la autoestima de los niños aportan datos importantes sobre la correlación entre estos dos factores, por ejemplo:

-alumnos con alta autoestima son más proclives al cumplimiento de las normas escolares y a la participación voluntaria en trabajos comunitarios.

-alumnos con baja autestima son menos seguros y menos estables socialmente llevándolos a desarrollar conductas de agresividad hacia sus compañeros o bien de aislamiento.

-El autoconcepto influye directamente en la disposición al aprendizaje, por lo que alumnos con baja autoestima pueden presentar problemas académicos.

-Los alumnos con baja autoestima perciben el clima escolar de forma menos favorable que los demás por lo que sus interacciones con el resto de sus compañeros y maestros también se ven afectadas.

En fin, hay muchos motivos por los que padres y maestros debemos trabajar en la formación de niños seguros de sí mismos,  conscientes de sus cualidades y potencialidades, respetuosos de sí mismos y en consecuencia de los demás.  Busquemos éxitos para ellos, destaquemos aquello que les gusta, aquello para lo que son buenos, demostremos  que cada uno es valioso desde su individualidad y que sus cualidades complementan las de otros, por ello, todos somos importantes y dignos de respeto en nuestra sociedad.

Mtra. Claudia Patricia Macías Duarte

Coordinadora de primaria

Plantel Navarrete